jueves, 28 de diciembre de 2017

Uno para cincuenta



 
  
 Félix y Barandiaran
Alumno y maestro

En recuerdo de sus personas


Revista Aztarna 
nº 23                 nº 2


Uno para cincuenta (1)
El titular puede inducir un problema matemático o parecer un titular un tanto enigmático. Pero es más sencillo que todo eso. Con este artículo y los demás que dan contenido y sentido a este número de la revista Aztarna que Ud., amable lector/a tiene a bien leer, la misma está a un paso,… a un número,… de cumplir y celebrar el nº 50. Si fueran años serían las Bodas de Oro.
No son años los que pronto cumplirá (aunque lleva 21 años en la brecha), pero sí son los números que habrá publicado -con la edición próxima- la revista Aztarna que con mimo está sacando periódicamente a la calle la Asociación Etnográfica AZTARNA Etnografia Elkartea de Amurrio.
Fue en 1989 cuando, con la elaboración y firma de los estatutos, nació la Asociación y fue en 1996 cuando la misma inició la publicación de una revista dedicada a la etnografía y difusión de la cultura en general que, con nombre homónimo, ha intentado -y sigue intentando- satisfacer las ansias de saber de todas las personas avecindadas en la Tierra de Ayala - Aiara Herri y pueblos y municipios comarcanos a la misma.
(Huelga decir y nombrar que en la constitución y primeros e intensos pasos de los inicios de la Asociación estuvo presente el sacerdote Félix Murga, “alma mater” de la misma, en compañía de unos cuantos entusiastas que le siguieron en la empresa de rescatar del olvido y de la pérdida física el bagaje etnográfico y cultural de nuestros mayores que se estaba perdiendo en toda Ayala y comarcas circundantes con la recuperación de aperos y todo tipo de instrumental utilizado en el desarrollo y trabajo agrícola e industrial.
Cuando echó a andar la revista que fue su niña bonita se dio luz, visualidad pública, a los años de trabajo en la recuperación del legado que nuestros antepasados nos fueron transmitiendo y que estaba a punto de perderse; así como dar publicidad –y a conocer– de la existencia de la Asociación AZTARNA que él pilotaba y, a la vez, dirigía como timonel la revista misma).
El primer número de la revista Aztarna que dio el pistoletazo de salida de su larga andadura hasta hoy, estuvo dedicado al sacerdote -“aita”- Joxemiel de Barandiaran. Era el nº 2 y vio la luz en el mes de diciembre de 1996. (Anteriormente fue publicado el nº 1 que, a modo de homenaje, consistió en la reedición del único número publicado de una revista fallida -“Sustraiak”- años atrás).
La composición de este nº 2 y de los siguientes que le siguieron fue modesta, con fotos en blanco y negro y la inclusión de cuatro “Fotos antiguas para el Recuerdo”, no así los artículos que siempre superan la humildad (en sus inicios) de la revista. La tirada, también modesta, era de 200 ejemplares por número, a un precio de 200 ptas., con 20 páginas.
(A día de hoy todos los números editados hasta el nº 12 (incluido), están agotados. No obstante, queda la alternativa de bajarlos de la propia web de la Asociación: www.aztarna.es).
Con la publicación del nº 9 (sept. 1998), éste salió con la cara más fotogénica, en el sentido de que su portada lucía a todo color, así también la contraportada. (Para lo cual se sustituye el papel offset, que se mantiene para las págs. interiores, por el papel estucado o couché de la misma).
Dicho número dio sentido a la edición de un número especial, dedicado a recordar la figura del pastor de la sierra de Sálbada, Eugenio Santa Coloma Ulibarri “El Blanquero” que, como dice la editorial del mismo, fue “… uno de los pastores más famosos de la Tierra de Ayala”. (El sobrenombre de “El blanquero” lo recibió por el hecho de haber nacido al lado del santuario de La Blanca, en el barrio del mismo nombre del Valle de Llanteno).
La tirada ascendió a 250 ejemplares (desde que se aumentara en los números que le precedieron) y el paginado y precio se mantuvo en 20 págs. y 200 ptas., respectivamente.
Con la publicación del nº 11 (mar. 1999), el precio subió a 225 ptas. (1,35€ diríamos ahora), manteniendo las 20 pág. El nº 13 (sept. 1999) salió a la calle con aumento de la tirada a 350 ejemplares y 24 pág. que ya venían estas desde el anterior número.
Siguiendo su andadura, la revista que mantenía una periodicidad trimestral desembocó en el nº 16 (jun.-sept. 2000): explosionando toda ella (sus páginas) en colores. Había llegado la hora de darle un halo de sonrisa, de alegría contenida que las y los lectores agradecieron. Continuando “in crescendo” la calidad que apoyaba y daba cobertura a los contenidos (artículos y trabajos de investigación) que por ella aparecían y que, por supuesto, eran los verdaderos protagonistas de la revista. Excepcionalmente, el paginado de la misma ascendió a 32 págs. Manteniéndose la tirada, no así el precio de venta que, desde el número anterior (nº 15 y 28 pág.), aumentó a 250 ptas. (1,50€).
Con la publicación del nº 18 (mar. 2001) se dio más cobertura al apartado de “Fotos para el Recuerdo” que aumentó. Pasando de las clásicas cuatro fotografías antiguas a ocho en los sucesivos números publicados y que se mantiene hasta hoy día.
El nº 19 (jun. 2001) vio acrecentado su precio a 275 ptas. (1,65€). Y, dos números después (nº 21, abr. 2002), la referencia en el precio de venta, la peseta (275 ptas.) cedió el paso al euro que será la única moneda referenciada desde este momento. Es decir, 1,65€ el PVP y una tirada de 500 ejemplares.
El nº22 (ago. 2002) trajo una subida del precio a 1,80€, manteniéndose el paginado en 28 págs. (desde la subida en el nº 20) y la tirada en 500 ej.
El nº 23 (12 octubre 2002) salió como monográfico en torno a la figura del sacerdote Félix Murga Beraza (07-07-1929/12-10-2001) (como ha quedado escrito más arriba, “alma mater” de AZTARNA) que, en el aniversario de su muerte -“In memóriam”-, le dedicaron los que le conocieron y le trataron,… tanto en su faceta familiar, sacerdotal y precursora de muchas actividades (como las premiadas en la serie televisiva “Misión Rescate” de rtve, la fundación del grupo eskauta (scout) de Amurrio, etc.). Dicho número de la revista de 32 pág. tenía y tiene difusión gratuita.
En este primer periodo o etapa, el contacto con las y los lectores se mantuvo religiosamente una vez cada tres meses para dilatarse posteriormente a cuatro meses.
El nº 24 dio paso a un ligero aumento a 525 ejemplares y se comunicó la apertura de una dirección de e mail o correo electrónico para una relación más cercana con los colaboradores e interesados, en general. La misma es aztarnamurrio@yahoo.es.
El nº 26 (otoño 2003) se destapó con un número especial (también monográfico) de 52 págs. dedicado al “Pastoreo en Sierra Salbada/Artzaintza Salbadan” al precio de 2€. Incluye una descripción de las txabolas con plano y croquis de las mismas y plano de la sierra, loberas, pasos y portillos de acceso, conversaciones con pastores, leyendas, etc. Se editaron 1000 ejemplares.
El nº 28 (otoño 2004) no se quedó a la zaga. Con una tirada de 800 ejemplares (al precio de 3€) y condensado en 100 págs., este número de la revista Aztarna dio cabida y vida al Félix Murga “arqueólogo”. Aflorando todo el ajuar que, en recortes de periódico, Félix guardaba de su prolija afición al mundo de la Arqueología de la que muchos museos se nutrieron con las piezas encontradas o/y halladas por él.
El nº 30 (otoño 2005) sorprendió a la concurrencia lectora con otro monográfico también dedicado a la sierra de Sálbada pero ampliable a toda la Tierra de Ayala. Esta vez enfocado más al aspecto ganadero y al desarrollo y formas de la vida rural. Fue resultado de un estudio previo y más técnico, de tipo etnográfico con preguntas y respuestas a y de los profesionales que trabajan y viven en ese mundo, realizado en vida de Félix Murga, con entrevistas a 10 personas vinculadas al mundo rural, en las que ofrecen detalles sobre la utilización del ganado de fuerza, sobre la matanza del cerdo, sobre la apicultura, etc. Se vendía también a 3€ y se condensaba en 52 págs.
El nº 32 (dic. 2006) se agotó al poco de publicarse. El mismo, trata, principalmente, sobre la fundación del “Mendiko Lagunak”, club de montaña con solera de Amurrio, y de la construcción del refugio montañero, cuyo autor, Alberto Luengas Otaola, pionero y fundador del mismo, relata los pormenores a través de las actas fundacionales. Además, incluye dicho número, un breve reportaje-biografía de “varitas”: Timoteo Santos, “el aguacil de Amurrio”, entre otros artículos. PVP: 2€. Paginado: 48 pág. Tirada: 800 ejemplares. (Está agotado).
El nº 35 (jun. 2008) trajo consigo el aumento del PVP a 2,50€, manteniéndose la tirada en los mismos ejemplares al igual que el paginado (800 ej. y 48 pág.).
El nº 39 (jun. 2010) dio un salto cuantitativo con el aumento del número de páginas. Pasando de 48 a 56, que continua hoy día. El mismo tuvo una acogida rápida y especial, ya que la empresa “Amurrio y Ferrocarriles” (la antigua COLSA) nos la quitó de las manos debido al interesante trabajo que sobre dicha fábrica –pionera y ahora centenaria– dedicada a la construcción de railes de ff. cc., le dedica uno, y principal artículo, de entre los artículos varios de la revista. Hizo el honor de comprar unos centenares de ejemplares para regalar entre los trabajadores de la empresa.
Finalmente, el número 48 (jul. 2017) concitó el aumento a 2,70€ que debió haberse aplicado en el número que le precedió, según acuerdo de la Asamblea de socixs del momento.
Con el nº 31 se inició la etapa de la transformación de la revista. Adquiriendo un paginado más colorista, con mejores fotografías y tipos de formato de texto variados, que en nada envidia a cualquiera de las revistas que se exhiben y venden en el mercado cultural.
Es decir, la imagen de la revista en su composición y maquetación (calidad del papel, abundancia del color y colores varios, en cada una de las páginas) sufre una transformación que continúa hasta hoy. Aunque para mi gusto, su formato compositivo sea, en algún aspecto, un tanto alambicado.
Repasando el transcurrir de los distintos números editados que son hasta ahora, se podría sintetizar en referencia a la revista Aztarna, el progresivo aumento del número de páginas que ha ido paralelo a la calidad de impresión y variedad de formato textuales que le dan categoría y posibilitan codearse con revistas punteras del actual espectro cultural del momento.
En la actualidad, igual ha perdido la frescura de la primera etapa, cuando los artículos y trabajos llegaban escritos en papel y había que subirlos al ordenador para su maquetación.
Trabajo arduo y laborioso pero agradable en el que se mantenía el contacto y la relación con los promotores intelectuales de la lectura posterior, escrita y plasmada en la revista.
Sin ellos no viviría la revista como tampoco ahora. Si bien en la actual etapa, todo se ha vuelto más tecnológico. Los envíos de los promotores de los artículos escritos vienen ya en soportes informáticos, lo que facilita el trabajo posterior.
Tal vez, uno de los “peros” que se le podría poner es el grado de cercanía con la y el lector que ahora es más distante, más alejado en el tiempo, pues la cercanía anterior, con presencia de la revista cada tres/cuatro meses, se ha traducido ahora en un distanciamiento de seis meses y hasta de un año, con lo que ello tiene de pérdida de número de lectores y de enfriamiento del binomio escritor-lector.
Y adolece o, tal vez peor, se ha descuidado el pequeño espacio o resquicio por el que asomaba el euskara en cada uno de los números de sus inicios, en donde los artículos se abrían con un resumen de los mismos en esta lengua. En esta segunda etapa se ignora y, salvo algún pequeño artículo o verso escrito en este idioma, el mismo hace mutis por la revista.
Ahora bien, el paginado de la revista se ha duplicado respecto al de la primera etapa y el soporte físico de la misma (por su calidad) no tiene comparación con la etapa anterior donde primaba un soporte y diseño más modesto y sencillo.
Otro logro de la Asociación Etnográfica AZTARNA Etnografia Elkartea, aunque efímero (actualmente permanece en estado de hibernación), fue la creación y nacimiento de la “colección Tierra de Ayala – Aiara Herri saila” en enero de 1999, con la idea de plasmar de forma monográfica temas y vicisitudes de la Historia de Ayala–Aiara… pasada y presente. El fruto primerizo y único (de momento) ha sido una monografía sobre la vida y obra del ilustre okondarra euskaldun, José Paulo de Ulíbarri Galíndez, desglosada en sus 36 pág. Se hizo una tirada de 425 ejemplares, al precio de 300 ptas. (1,80€)/ejemplar.
Con un canto de alegría y esperanza que nos lleve a las Bodas de Oro numerarias (publicar la revista nº 50) termina este artículo que ha querido reflejar, más que los avatares, los recorridos existenciales de la revista Aztarna hasta llegar al lugar que hoy ocupa en el actual entramado cultural de revistas de su género.
Al presente, amable y estimado lector/lectora de Aztarna, recibe –dando la bienvenida– a la revista nº 49 que en estos momentos acaricias con tus manos y que, con tu lectura, das soporte vital a su existencia.
Con la esperanza de vernos en las “bodas de oro” de la revista (… con la aportación prolija de colaboradores, algunos consagrados en el mundo de la cultura y el arte de escribir y otros, sin desmerecer, iniciándose en ese mismo mundo…), recibamos todxs un saludo y un abrazo muy fuerte de la revista Aztarna y de la Asociación Etnográfica AZTARNA Etnografia Elkartea que la sostiene, pero siempre con la ayuda impagable, imposible de cuantificar y valorar, que sois todas y todos vosotros –sus lectores–. Sin los cuales Aztarna, vuestra revista, no transitaría todos estos años como punta de lanza navegando en este complicado mundo -y desagradecido mundo- de la cultura y por los aledaños de la faceta cultural que el ser humano concita en una parte de su ser...
¡Hasta el número 50!
(Conclusión. Para terminar, se puede decir que los 11 primeros números editados se componían de 20 pág. Con el nº 12 se subió a 24 pág., que siguió hasta el nº 19, excepto algunos números esporádicos de 28 y 32 pág.
Del nº 20 al 27 el paginado subió a 28 pág. con algún que otro número excepcional de 32 y 52 pág. (Los nº 26, 28, 29 y 30 fueron la excepción de la regla).
Con los números del 31 al 38 se da un salto de gigante al aumentar a 48 el número de páginas. Un pequeño salto se produjo con el nº 39 al pasar de 48 a 56 pág., siendo este el número de páginas que hoy persiste en los siguientes números editados hasta el presente.
Con la salvedad de que en los primeros 24 números su puesta en escena ante el público lector era trimestral/cuatrimestral y ahora oscila entre semestral y anual su puesta de blanco ante las y los lectores.
También la revista sufrió otras trasformaciones como el cambio del color de la mancheta. Se pasó del blanco-negro original, al blanco-verde. Esto, a decir verdad, sin haberse tratado ni aprobado en reunión o asamblea alguna de la Asociación.
Desde el nº 39 aparece insertado en la mancheta el añadido “Alto Nervión” (también como lo anterior, sin aprobación) para dar cabida o hacer referencia a artículos que indagan en la historia de municipios como Orduña, Orozko y Laudio-Llodio, que persiste a día de hoy, ignorándose el haber añadido especialmente el término “Ayala”, para no dejar la revista un tanto coja respecto a su ubicación geográfica en que, principalmente, se desenvuelve y abarca.
Hubo y hay acompañamiento en sus páginas de publicidad comercial, a parte de la oficial o pública, para resarcir parte de los gastos que genera la publicación de la revista.
Hasta el nº 13 la publicidad única era la de la D. F. A. en la contraportada de la revista. En los números siguientes se abrió también a los pequeños comercios familiares de Amurrio.
Con el nº 26 entró la estimable aportación de la Caja VITAL que continuó hasta el nº 44. Desde el nº 31 los anunciantes aumentaron en número, apareciendo ahora en páginas interiores de la revista, alternando con los artículos, que continúa hasta hoy día.
En el nº 45, tras desistir de seguir anunciándose la anterior entidad bancaria, la entidad Laboral Kutxa coge el relevo en la contraportada, aportando el dinero principal, en compañía del resto de anunciantes comerciales que siguen con su pequeño anuncio-aportación.)
Gontzal Oribe Bárcena
(Actualmente están agotados los números del 1 al 12, además de los nºs 14, 17, 18, 26 y 32. Y a falta de pocos ejemplares, y de agotarse, los nºs 20, 24, 31 y 39, aunque siempre queda la alternativa de bajarlos de la propia web de la Asociación: www.aztarna.es).
Para ser miembro de la Asociación se requiere el abono de 10€ de cuota anual, que se mantiene invariable desde 2002.
NOTA (1) Este artículo (ahora entrada) iba a ser publicado (aunque no tan pormenorizado como el actual) en el nº 49 de Aztarna -la revista etnográfica y de difusión cultural de Amurrio- pero parece ser que llegó tarde a la redacción, es decir, que no encontró hueco, espacio,… páginas libres para ser alojado.
No teniendo ahora finalidad ni lógica alguna su publicación en el siguiente nº 50 de dicha revista amurriarra, hago las veces de la misma y queda publicado en este blog.
Como se puede ver (y has visto, si has llegado a estas líneas), el artículo hace un repaso del recorrido transitado por la revista en sus 21 años de andadura desde su nacimiento en 1996 hasta hoy, manteniendo y siendo una referencia –y parte muy importante– de la presencia cultural en la Tierra de Ayala – Aiara Herri -Amurrio en ella-, y también (los últimos años) en los territorios y municipios colindantes o/y próximos a Ayala-Aiara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario