viernes, 23 de junio de 2017

Caserío Ardantza (q. e. p. d.)



Caserío Ardantza (q. e. p. d.)
 








Dos instantáneas del caserío Ardantza (hace cuatro años) desde la ladera Este del monte Babio (1)

Llevaba décadas moribundo, malherido pero resistiendo,… viendo pasar el tiempo (¡cuántos inviernos ha conseguido soslayar en pie en este tiempo!) pero, finalmente, no ha podido esquivar a la muerte súbita, sobrevenida por medio de la piqueta que ha dado con sus vetustas piedras por el suelo, siendo arrancado de la faz de la tierra.
Etxegoien, pueblo pequeño donde los haya y Ayala toda, han quedado huérfanos. Un caserío que representaba y ayudaba a dar identidad a la historia del pueblo ha dejado de existir y de ser.
Del lugar que ocupaba se ha hecho tabla rasa. Parece ser que con la intención de levantar un caserío-chalé moderno pero ya no será Ardantza: el caserío que mantenía en pie toda su estructura y elegancia de tal.
Las imágenes son elocuentes de la gallardía que sus viejas paredes aún lucían ante la mirada de todo visitante que por sus cercanías pasaba.
No es cuestión de echar culpas o tal vez sí. En este caso se dirigirían a las autoridades: las cercanas y, sobre todo, las lejanas. Las que tienen la posibilidad y obligación de legislar y ayudar económicamente o con exenciones para que nuestro patrimonio material no desaparezca bajo la piqueta de turno.
Se dice –al menos antropólogos y estudiosos de nuestra historia así lo afirman– que somos el pueblo más antiguo de Europa. No será por el amor y cariño que ponemos en conservar nuestro patrimonio y legado.
No era un caserío especial o singular. Tal vez uno de tantos que, afortunadamente, aún se mantienen en pie y sostienen intacta su forma de ser dando vida a sus moradores.
Etxegoien –pueblo pequeño donde los haya– es hoy un poco más pequeño, quedando sin la existencia apenas de caseríos (ya menos), para ser conocido en el futuro por la sustitución por chalés (pocos, el espacio no da para mucho) o caseríos-chalés de nueva construcción.
 
 A la izda. del moderno edificio, sede de la Junta Administrativa que rige los destinos del pueblo de Etxegoien, se atisban las piedras (ahora ruinas) del caserío Ardantza

Hoy (17-06-2017) según nos íbamos acercando al pueblo, con la idea de saludar a nuestro compañero y tocayo El montañero de Babio (ver enlace) que mora en la cima de dicho monte, se atisbaba un montón de piedras amontonadas que el pálpito del corazón nos decía que el caserío Ardantza ha dejado de existir.
A la vuelta, bajando de Burubio, y después de tocar la cima del monte gemelo del Babio, las sensaciones de la ida se acrecentaron dejando ver la cruda realidad. Ardantza se había ido de su centenario aposento para no volver nunca más.
Lugar concreto (junto al camino que se dirige o viene del caserío Venta de (los) Trigueros), donde hasta hace no muchos días se levantaba el caserío. A lo lejos, Amurrio
Otra panorámica (esta más cercana) del solar

Hasta el frondoso y crecido árbol que con sus hojas mecía y refrescaba la fachada y entrada Este del caserío, solidariamente ha sido también arrancado de la faz de la tierra, quedando inerte para su posterior aprovechamiento maderero.
 Árbol tronzado que custodiaba el caserío

¿Será el último caserío en desaparecer? Mucho nos tememos que a este seguirán otros y otros. Un ejemplo reciente, el caserío Azkarraga de propiedad municipal del Ayuntamiento de Amurrio el cual lo derribó para ubicar el nuevo centro de salud, aun cuando la idea primera fuera conservarlo. (Ver enlace S. O. S. al caserío Azkarraga y fotografías de sus últimos minutos en pie).
Unas veces por hacer caso al “progreso” o desarrollismo urbano, otras porque sí, otras por intereses creados. En casi todos los casos, por no decir en todos, está detrás el “poder” económico. Sí. Pero también, y sobre todo, el político que no legisla (o tal vez sí, en sentido contrario) para preservar, mantener y dar vida al paisaje hasta ahora conocido que nos identifica con ser el pueblo más antiguo de Europa, además de por otros hechos: históricos, etnográficos o/y lingüísticos.
Caserío Ardantza
Que En Paz Descanse
(1) A la hora de escribir estas líneas, las fotografías que mejor representarían la esencia del caserío Ardantza, pues fueron tomadas cerca del mismo, se encuentran desaparecidas. ¡Vamos, que no doy con ellas! Si aparecen se añadirán a esta entrada.
 

Estos caseríos quedan de recuerdo de la existencia del pueblo de Etxegoien que como su etimología eusquérica define ("casas situadas en lo alto") se sitúa en altura, a escasos 2 km de distancia de la localidad de Amurrio 



 


Una instantánea de hace cinco años, desde las proximidades de la cima del monte Babio, del caserío Ardantza al lado del edifico blanco de la sede del gobierno local de Etxegoien. En la lejanía el mal llamado Polígono Industrial de Saratxo 



NOTA 18-09-2017
Afortunadamente he dado con las fotos del caserío de cuando permanecía en pie, aunque en un estado de semirruina. 
De entre las varias tomas del mismo por los cuatro costados, expongo estas tres que sirven de ejemplo para hacerse una idea de cómo era el aspecto exterior.



No hay comentarios:

Publicar un comentario